top of page
  • Foto del escritorFher Vela

Elige bien a tu especialista en adicciones

Necesitas ayuda en adicciones. ¡Cuidado! elige bien quien te va apoyar, el remedio puede ser peor que el mal




Ciudad de México.- Al buscar ayuda profesional para tratar y superar una adicción, es necesario elegir a un equipo de terapeutas especializados en las adicciones y con experiencia en dicho ámbito, para evitar el riesgo de que no dispongan de los dominios y aptitudes que se requiere para poder atender a un paciente en adicciones.


Una de las características de los problemas de salud mental es que bajo este concepto tan amplio hay toda una diversidad de alteraciones psicológicas y neurológicas que tienen sus propias maneras de funcionar.


Es por eso que cada tipo de psicopatología o desorden neuropsicológico requiere de estrategias terapéuticas diferentes, y en consecuencia, también terapeutas con competencias ligeramente distintas.




1. CAPACIDAD DE APRENDER DE LOS ERRORES


Parte del éxito del tratamiento de las adicciones pasa por ser capaces de revisar las hipótesis sobre las que, como terapeuta, se ha estado trabajando. A veces ocurre que a lo largo de la terapia surgen nuevos datos que obligan a revisar todo lo que se creía saber sobre el paciente, algo muy común al intervenir en adicciones ya que, debido a la ambivalencia de muchos pacientes en su actitud hacia la terapia, no son raras las ocasiones en las que ocultan información al principio.


Del mismo modo, un buen terapeuta especializado en las adicciones sabe que únicamente monitorizando el progreso de la terapia es posible saber si se están ofreciendo soluciones eficaces para cada paciente, ya que no hay soluciones infalibles que simplemente haya que aplicar tal y como se indica en los manuales clínicos.


2. ESCUCHA ACTIVA


De poco sirve tener los conocimientos para ayudar a un paciente que sufre una adicción si este no se siente escuchado y apoyado. Por eso, es muy importante que los terapeutas desarrollen capacidad de escucha activa, para exteriorizar claramente que prestan atención y se preocupan por comprender el caso particular del problema que sufre cada paciente.


3. ASERTIVIDAD


Las personas que han desarrollado una adicción tienden a externalizar las causas de sus problemas; por ejemplo, muchas veces les cuesta reconocer que sus cambios de humor no son siempre culpa de los demás, en parte debido a la irritabilidad y a la facilidad con la que se frustran debido al malestar de la abstinencia. Por eso, los terapeutas especializados en el tratamiento de las adicciones desarrollan la habilidad para hacerles críticas constructivas a esos pacientes, de modo que no aparecer un conflicto evitable o un enfado que pueda dar pie a recaer en la adicción.




4. CLARIDAD COMUNICATIVA


Aunque los terapeutas expertos en adicciones tengan formación altamente cualificada en un ámbito lleno de tecnicismos y de jerga académica, buena parte de su trabajo consiste en ayudar a las personas a entender qué problema de salud mental han desarrollado ellos o sus seres queridos (en el caso de los familiares de los pacientes).


Tener la capacidad de explicar de un modo sencillo y pedagógico qué es una adicción, cuáles son sus implicaciones en la vida de la persona y de la gente de su entorno, y qué hacer al respecto, es necesario para crear un círculo social de apoyo a la persona adicta; familiares y seres queridos que comprendan lo que es un trastorno adictivo, no estigmaticen al paciente y lo ayuden en la medida de sus posibilidades.


5. CAPACIDAD ANALÍTICA


A pesar de que la adicción está descrita como enfermedad en los manuales diagnósticos, no hay que olvidar que cada persona la vive a su manera, y no hay que dar nada por sentado.


Además, la persona que sufre el trastorno adictivo no tiene por qué ser perfectamente consciente de lo que le ocurre, precisamente porque esta patología sesga su percepción de su comportamiento y de sus hábitos; por ello, no se puede depender totalmente del modo en el que el paciente describe su adicción.


Por eso, en la intervención terapéutica ofrecida a los pacientes con adicciones es necesario saber identificar aspectos relevantes tanto en lo que dicen como en lo que hacen para que, a partir de esos pequeños detalles, sea posible delinear las características de su manera de experimentar el trastorno adictivo.




6. AUTOCONTROL Y EMPATÍA


Las personas que sufren adicciones suelen experimentar momentos en los que sus seres queridos reaccionan con enfado y sentimiento de frustración ante sus recaídas en las drogas, los juegos de azar, etc.


Este tipo de acciones generan un estrés extra que predisponen a la persona a seguir ahondando en la adicción para tratar de lidiar con ese malestar. Los terapeutas no pueden comportarse de ese modo ni caer en la trampa de pensar que la persona con una adicción lo es por propia decisión o por poca "fuerza de voluntad";


Debe adoptar una mentalidad basada en el autocontrol y la empatía para evitar que la persona que necesita ayuda se distancie del profesional que le ofrece tratamiento.


fhv

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page